Nuestra basura, nuestra responsabilidad

Nuestra basura, nuestra responsabilidad

La población y nuestro consumo aumentan de la mano y por ende la basura generada, pero el espacio y además su tratamiento no es el adecuado. Esta basura o residuos sólidos se consideran uno de los problemas ambientales más grande de nuestra sociedad. El lugar donde desembocan estos residuos sólidos son los conocidos vertederos, lugares donde cualquier cosa y todo podía ser enterrado bajo tierra o amontonado al aire libre. Estos lugares tienen un efecto distintivo sobre la contaminación del aire, la tierra y los seres vivos ya que el suelo de esta zona por lo general está saturado de sustancias químicas peligrosas. A medida que los materiales orgánicos se descomponen liberan gas metano, un potente gas de efecto invernadero que contribuye al calentamiento global.

El incorrecto manejo de los residuos tiene grandes impactos negativos; puede afectar nuestra salud en forma de enfermedades; puede traer efectos perjudiciales al medio ambiente afectando a los suelos, al aire y al agua, aparte de afectar a los paisajes naturales y a sus especies que viven en ella además que en nuestro país, la población en general no presenta una cultura de interés en el destino de los residuos, sin embargo, todos somos consumidores y responsables de la basura que generamos en relación a la calidad y la cantidad. Por eso también jugamos un papel importantísimo en la generación o control de contaminación.

Vertedero de residuos sólidos

¿Qué y cómo perjudican nuestros residuos al medios ambiente?

Contaminación del aire

Aproximadamente 2/3 de los desechos en los vertederos contienen materia orgánica biodegradable de los hogares, empresas y la industria. Estos residuos deterioran la calidad del aire que respiramos, tanto localmente como en los alrededores, a causa de la quema y los humos por su quema al tratar de reducir o eliminar también, el polvo seco que levanta el viento transportando agentes contaminantes y microorganismos nocivos que pueden ocasionar infecciones respiratorias y oculares. También a medida que se descompone libera gas metano como un potente gas de efecto invernadero el cual atrapa hasta 20 veces más calor en la atmósfera contribuyendo al calentamiento global.

Muy aparte, tras la acumulación de grandes cantidades de desperdicios sólidos que se van descomponiendo terminan creando un ambiente totalmente prolífero paras enfermedades en zonas aledañas.

Contaminación del agua

El ciclo natural del agua tiene una gran capacidad de purificación. Pero esta misma facilidad de regeneración del agua, y su aparente abundancia, hace que sea el vertedero habitual en el que se arrojan los residuos producidos por la misma actividad humana. Pesticidas, desechos químicos, metales pesados, etc., se encuentran, en cantidades mayores o menores, al analizar las aguas de los más remotos lugares del mundo. También el agua se contamina por la basura que tiramos en los ríos y cañerías. En los lugares donde se concentra basura se filtran líquidos que contaminan el agua del subsuelo. Esta agua es alterada cuando los residuos van directamente sobre los mares y ríos que entran en contacto y otros materiales. 

También la presencia del microplásticos que provienen de una gran variedad de fuentes, como neumáticos, productos cosméticos o de limpieza, ropa, deshechos plásticos de uso cotidiano, procesos industriales. Se estima que entre el 2 % y el 5 % de todos los plásticos terminan en el océano. Algunos de ellos lo hacen en forma de microplásticos.

De la misma manera, cuando las aguas residuales sin tratar ingresan al suministro de agua potable, pueden producirse problemas estomacales y digestivos, también la propagación de enfermedades como la fiebre tifoidea.

Contaminación del suelo

Cuando en el suelo depositamos de forma voluntaria o accidental diversos productos como el papel, vidrio, plástico, materia orgánica y fecal, solventes, plaguicidas, etc., estamos afectando de manera directa las características físicas y químicas de éste, desencadenando diferentes problemas para la vida en general. Al amontonar basura al aire libre, parte de la basura orgánica se fermenta produciendo gases tóxicos y que al filtrarse  a través del suelo contamina con hongos, bacterias, y otros microorganismos patógenos que terminan dando muerte a la flora y fauna de la región del suelo contaminado.

 No solo ese suelo, sino también las aguas superficiales y las subterráneas que están en contacto con él, interrumpiendo los ciclos biogeoquímicos y contaminándolo.

Contaminación por consumo de energía y materiales

La producción y el uso de energía suponen una de las principales causas de las emisiones de gases de efecto invernadero, las cuales como hemos visto en temas anteriores, es uno de las principales causas del cambio climático. Esta energía es usada para elaborar envases y productos que después desechamos, y estos productos y energía por lo general provienen fuentes de energía que no son renovables (petróleo, minerales, etc.), y bajo esto se entiende que cuando desechamos algo que consideramos basura en realidad estamos tirando nuestros recursos naturales, es por ello la importancia de su valoración y el conocimiento que se tiene de ellos.

Cuando en el suelo depositamos de forma voluntaria o accidental diversos productos como el papel, vidrio, plástico, materia orgánica y fecal, solventes, plaguicidas, etc., estamos afectando de manera directa las características físicas y químicas de éste, desencadenando diferentes problemas para la vida en general. Al amontar basura al aire libre, parte de la basura orgánica se fermenta produciendo gases tóxicos y que al filtrarse a través del suelo contamina con hongos, bacterias y otros microorganismos patógenos que terminan dando muerte a la flora y fauna de la región del suelo contaminado.

Como hemos podido leer, nuestros desperdicios que consumimos y desechamos terminan afectando en de forma drástica al medio ambiente. Si bien es cierto, la mala administración y organización en lo que respecta al control y manejo adecuado de residuos sólidos es en gran parte el problema, cabe en nosotros poner nuestro granito de arena y aprende que NUESTRA BASURA TAMBIÉN ES NUESTRA RESPONSABILIDAD.