Descolonizando Nuestra Comida

Descolonizando Nuestra Comida

Recetas ancestrales que contenían varios insumos nativos en el Perú se van perdiendo con el paso de los años porque no son hechas con frecuencia en los hogares y menos en los restaurantes de cualquier locación en el Perú, además la gastronomía peruana en la actualidad está siendo fusionada con el uso de saborizantes y otros elementos, tales como sustancias que se pueden encontrar en barra o en sobre para darle “sabor” a la comida cuando lo que en realidad contiene son químicos que con su uso indiscriminado perjudicarán la salud. Urge realizar un registro de recetas ancestrales, además urge el acceso de estos alimentos, aunque este es otro de los factores que se encuentra en peligro ya que los campesinos prefieren realizar monocultivos y uso de agroquímicos con tal de vender su producción en el menor tiempo posible pero esta producción difícilmente es de alimentos nativos sino más bien de alimentos de consumo frecuente, tales como papa, maíz, y otros vegetales. Los campesinos están en la búsqueda constante de rentabilidad y rendimiento del cultivo que deciden sembrar. Pero la pregunta sigue pendiente: ¿Porque estamos perdiendo nuestras comidas ancestrales?” 

Saphichay entre muchos investigadores de cultura, etnia e identidad te llamarían la atención al tema de la colonización, racismo y capitalismo. Perú como muchos países indígenas fue colonizado, ello dejó la sombra del racismo como una herramienta de dominación y desunión entre los pueblos indígenas. Mientras rechazamos nuestra identidad y nuestros alimentos nativos que nos mantienen saludables y fuertes físicamente y mentalmente nos pueden manipular para ejercer una violencia lateral a través del auto rechazo.  A nadie le gusta sentirse marginado o rechazado. Nuestra comida fue humillada y desvalorizada por mucho tiempo como comida de pobres, entonces uno para alejarse de esos prejuicios, de los insultos del dolor que nos traía ese rechazo empezamos a rechazar nuestra propia comida, cultura e identidad. La quinua por ejemplo no fue valorada por el mercado Peruano hasta qué mercados extranjeros empezaron a valorarlo. Esto también se ve en la maca, kiwicha etc. Es tiempo para retomar nuestras comidas ancestrales, nuestras dietas tradicionales y nuestro orgullo de ser indígenas. 

¿Cómo haríamos esto?

Hay muchas maneras para poder re-conectarse a nuestras comidas ancestrales a nuestros “ Superalimentos” como son llamados en el extranjero. Vamos a incluir un enlace a un libro de recetas que tiene como protagonistas de deliciosas propuestas nutritivas, insumos nativos pero también le dejamos la tarea de: 

Preguntarle a sus abuelos, tíos o hasta la vecina sobre platos típicos y aprender un poco más sobre esas combinaciones y sabores que dieron fuerza y vida a nuestros antepasados y sociedades milenarias.  

Enlace: Ver libro de recetas.